Uso de vapeadores, la nueva adicción que enfrentan los estudiantes

En el 2022 entró en vigor el decreto presidencial en que se prohíbe la comercialización de vapeadores y cigarros electrónicos en México, lo cual trajo consigo que jóvenes estudiantes y algunos adultos empezarán a adquirirlos de manera ilegal, sin importantes la nueva adicción a la que se enfrentaban.

El consejero de la Unión Nacional de Padres de Familia del sur de Tamaulipas, David Hernández Muñiz, se manifestó preocupado por el incremento de hasta 50% en el uso de estos dispositivos electrónicos en la población estudiantil de nivel medio superior y superior de la zona.

De alguna manera han logrado contradecir a las autoridades de salud al rechazar la prohibición, sin embargo, estos pueden contener nicotina y otras sustancias adictivas, que en su uso prolongado causarán enfermedades pulmonares, cardiacas y cáncer.

“Los padres de familia estamos haciendo todo lo necesario para apoyar a las autoridades de salud como educativas para respetar la prohibición de la venta de estos cigarrillos electrónicos a nuestros hijos, ya que el inhalar sus vapores pueden afectar gravemente su salud” dijo el entrevistado.

En ese sentido las autoridades de los tres niveles de gobierno hacen frente a esta nueva adicción que se ha popularizado sobre todo en un sector estudiantil.

En cada una de las pláticas impartidas en los planteles educativos, se les da a conocer a los jóvenes “que usar estos vapeadores o cigarros electrónicos a muy temprana edad les ocasiona una gran adicción, que a su vez traerá consigo otras más, como la marihuana, el fentanilo y la cocaína”.

Hernández Muñiz solicitó a las autoridades municipales, de salud y educativas trabajar con los padres de familia, para erradicar este tipo de adicciones que podría traer consigo complicaciones mayores futuras.

¿Qué son los vapeadores?
Especialistas de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coepris), bajo la dirección de Nicolás Berumen Ávalos, mencionan que los cigarrillos electrónicos son conocidos por muchos nombres diferentes incluyendo e-cigs, Sistemas Alternativos para Suministrar Nicotina (ANDS, por sus siglas en inglés), e-hookahs, mods, vaporizadores, entre otros.

Explican que estos no contienen tabaco aunque muchos de ellos incluyen nicotina, compuestos carcinógenos, sustancias tóxicas, altos niveles de metales como cadmio, níquel, plomo, entre otros, que al momento de combinarse en cada una de las emisiones, llegan a representan un riesgo a la salud.

Comentan que un cartucho para vapeadores contiene 5% de sal de nicotina, la cual es equivalente a entre uno y tres paquetes de cigarrillos y debido a estas altas concentraciones traen consigo efectos adversos a largo plazo en el desarrollo del cerebro de niños, niñas, adolescentes y fetos en formación.

Puntualizan las autoridades sanitarias que hay tres principales tipos de daños a la salud asociados con estos productos, los cuales son:

Daños respiratorios por la inflamación del tejido pulmonar, causando padecimientos como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma y cáncer.
Daños cardiovasculares por los cambios en la circulación sanguínea, los cuales pueden causar arterioesclerosis e infartos al corazón.
Daños mutagénicos que aumentan el riesgo de cáncer y alteraciones a nivel reproductivo, como disfunción eréctil.

El problema ha escalado a ser un producto de consumo solo de adultos a estar ya en uso de gran cantidad de adolescentes de nivel secundaria y preparatoria, donde incluso se llegan a realizar competencias de quien aspira más de estos vapores.

En las reuniones de trabajo los profesores han externado su preocupación, al ser el uso de vapeadores en estudiante una nueva adicción que no se ha atendido tanto en las escuelas como en el hogar.

 

Fuente: El Sol de Tampico

Los comentarios están cerrados.