Tras quedar en orfandad y trabajar toda su vida, a sus 82 años logra culminar su primaria

Alberta González Sosa, es una mujer de 82 años de edad, quien demuestra que no existen barreras para el estudio y ahora ha logrado concluir su educación primaria.

Este martes, acudió acompañada de sus hijos para recibir su certificado en Tampico, el cual le fue otorgado por el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos y estuvo presente en la ceremonia de graduación, junto a 20 compañeros de diferentes edades.

Doña Alberta cuenta que en su niñez no pudo estudiar, pues se quedó sin padres y tuvo que dedicarse a trabajar para salir adelante y después formó una familia.

“No pude (estudiar), quedé huérfana muy chica y anduve batallando mucho, trabajando desde niña; estoy contentísima, me casé, tuve un buen hombre que me apoyó bastante. Yo misma dije ‘yo puedo’”.
Señaló estar convencida de que no existen barreras para lograr estudiar a cualquier edad y que, gracias al respaldo de sus hijos, logró cumplir su sueño de concluir su educación primaria y ahora su meta es terminar los estudios de nivel secundaria.

“Estuvimos estudiando mucho y entendiendo las cosas, porque ya uno grande y poco a poco va entendiendo”.
Su hija, Magdalena Hernández González, dijo que su mamá es un ejemplo de fortaleza y siempre quiere superarse.

“Siempre nos ha inspirado orgullo y fortaleza, porque a pesar de que ha sido operada de cadera y rodillas siempre sale adelante, siempre fuerte. Nos llama mucho la atención que a pesar de los años que tiene, siempre quiere superarse y aprender y saber más. Es un ejemplo para nosotros de fortaleza y de que todo lo puede hacer, nosotros como sus hijos nos sentimos orgullosos y para muchas personas es un ejemplo”.

 

Fuente: Milenio

Los comentarios están cerrados.