Rescata DIF Tampico a abuelito que ‘vivía’ debajo de un árbol

A fin de ser canalizado a un refugio donde personas altruistas le prodigan los elementales cuidados, declaró el procurador de la Defensa del Menor, la Mujer, la Familia y Asuntos Jurídicos del DIF porteño, Luis Llorente Herrera

Un abuelito que tenía su ‘hogar’ debajo de un árbol en una colonia de Tampico, hallándose claramente en condiciones vulnerables, fue rescatado por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia a fin de ser canalizado a un refugio donde personas altruistas le prodigan los elementales cuidados, declaró el procurador de la Defensa del Menor, la Mujer, la Familia y Asuntos Jurídicos del DIF porteño, Luis Llorente Herrera.

Explicó que en un primer momento este adulto mayor había sido detectado sin rumbo, quizá extraviado durante algún tiempo, en el municipio de Hidalgo, Tamaulipas, en donde el Sistema DIF de esa ciudad lo reportó al DIF Tamaulipas, a fin de que se localizara a sus familiares en
Tampico. De acuerdo a las investigaciones, se supo que el abuelito José Guadalupe de los Reyes Santos procedía de Tampico, es así que entre el DIF Tamaulipas y el voluntariado porteño se dieron a la tarea de dar con el paradero de sus familiares, pero sin hallar a ninguno lamentablemente.

Dijo Llorente Herrera que el abuelito fue llevado a una colonia, donde unas personas vecinas se habían comprometido a atenderlo en sus necesidades; sin embargo, el Sistema DIF porteño detectó más adelante que el hombre desvalido continuaba en situación vulnerable, ya que
‘vivía’ debajo de un árbol, donde tenía su casa ahí construida, sin significar esto ninguna mejora en su calidad de vida.

«Él se encontraba desprotegido totalmente, él ya no tenía familia y ahora con estas lluvias que han azotado aquí en la zona pues optó por irse al refugio y nosotros también en común acuerdo llevarlo, con esto los vecinos de alguna forma ya se liberaron de esa responsabilidad y la asumimos nosotros, ya con documentos oficiales del DIF hicimos el ingreso con las personas altruistas; estaba totalmente vulnerable, desprotegido, vivía debajo de un árbol, tenía por ahí su ropa, hizo su casita a su modo, pero obviamente no son las condiciones para una persona vivir ahí», precisó.

Así, se determinó por canalizarlo a un nuevo refugio que está ubicado en la Central de Abastos de Altamira, donde opera el Banco de Alimentos, luego que el abuelito se comprobó que no tenía familia, hallando en este lugar mejores cuidados y un mejor nivel de vida, justamente porque los responsables del Banco de Alimentos son personas altruistas que velan porque las personas desvalidas hallen óptimas condiciones de desarrollo.

Fuente: Hoy Tamaulipas

Los comentarios están cerrados.