Tamaulipas tuvo 10 mil 527 defunciones más de las esperadas

En casi dos años, Tamaulipas tuvo 10 mil 527 defunciones más de las esperadas y el 97 por ciento están asociadas a la pandemia de covid-19. Es el exceso de mortalidad que reporta la Secretaría de Salud del gobierno federal.

Según la dependencia, de enero de 2020 a noviembre de 2021 se esperaban 39 mil 074 decesos por todas las causas, pero ocurrieron 49 mil 601 en dicho periodo.

Hay 10 mil 527 fallecimientos más de los previstos, y de estos, 10 mil 208 los asocia Salud a la contingencia sanitaria del coronavirus.

Por lo tanto, la dependencia indica que el exceso de mortalidad en Tamaulipas por todas las causas fue de 26.9%, y de ese porcentaje, a su vez, el 97% se vincula con el covid-19.

No obstante, es de las entidades con menos fallecimientos en exceso, ubicándose en el lugar 27 de la tabla nacional, solo por encima de Nayarit, Durango, Guerrero, Oaxaca y Yucatán.

¿Qué es el exceso de mortalidad?

En su página web, Salud explica que el exceso de mortalidad es la cifra que se obtiene de restar las muertes esperadas a las ocurridas.

“Su utilidad radica en la identificación de patrones anormales en las tendencias de mortalidad y servir como un sistema de alerta temprana”.

Refiere que la vigilancia del exceso de mortalidad durante la emergencia sanitaria puede proporcionar información relevante para valorar el impacto de la epidemia en todos los niveles administrativos.

El reporte estadístico de la Secretaría de Salud abarca hasta el 29 de noviembre del presente año y se basa en información proporcionada por la propia dependencia, el Inegi y el Registro Nacional de Población. Muertes por covid-19 En Tamaulipas, la Secretaría de Salud estatal reporta un acumulado de 6 mil 957 fallecimientos y 96 mil 923 casos positivos de covid-19.

Actualmente están activos 420 casos y se tienen 137 en investigación. Han logrado recuperarse de la enfermedad 89 mil 546 personas.

La titular de la dependencia, Gloria Molina ha insistido en evitar sitios aglomerados, utilizar cubrebocas y mantener una distancia de 2 metros o más con otras personas ante la posibilidad de un rebrote de la enfermedad por la circulación de la variante ómicron.

Y es que la nueva cepa es altamente transmisible y se propaga también a través de las gotitas de saliva que expulsa una persona enferma al exhalar, hablar, toser o estornudar, principalmente, por lo que pide quedarse en casa el mayor tiempo posible y lavarse las manos con agua y jabón de manera frecuente para inactivar el virus.

Es necesario también mantener el control de enfermedades como obesidad mórbida, hipertensión o diabetes, completar el esquema de vacunación anticovid e influenza y aplicarse la dosis de refuerzo cuando corresponda.

Fuente: Milenio.

Los comentarios están cerrados.