Siempre no: Palma Salazar se queda retenido por nueva orden de aprensión

Héctor Palma Salazar, mejor conocido como “El Güero Palma”, no saldrá esta tarde de la cárcel luego de que un Tribunal federal lo absolvió del delito de delincuencia organizada.

Fuentes federales consultadas por El Sol de México revelaron que previo a su salida del penal de máxima seguridad, elementos ministeriales ejecutaron una nueva orden de aprehensión.

A pesar de que hasta el momento no se conocía ninguna acusación pendiente en contra de uno de los fundadores del cártel de Sinaloa, Palma Salazar fue retenido por homicidio calificado.

Con la nueva orden de aprehensión ejecutada en su contra, el narcotraficante deberá permanecer recluido en el penal ubicado en Almoloya de Juarez, Estado de México, en tanto un juez de Control determine si es vinculado o no a proceso.

En el pasado, el narcotraficante ya fue acusado de un delito similar. En particular por el homicidio de un mando policial y su escolta en Nayarit, sin embargo, no se le fincó ninguna responsabilidad debido a la falta de pruebas.

Ayer, un Tribunal federal lo absolvió también del delito de delincuencia organizada del que se le acusó en 2021 luego de que obtuvo su libertad en mayo de ese mismo año.

El fallo del Primer Tribunal Colegiado de Apelación con sede en Zapopan, Jalisco, no es público, pero de acuerdo a los registros judiciales se confirmó “la sentencia absolutoria, al resultar infundados, inoperantes, inatendibles y uno de ellos fundado pero insuficiente; los agravios planteados por la representación social”.

Esto es que la Fiscalía General de la República (FGR) no pudo atribuir ante los magistrados de manera convincente que podría ser responsable del delito que se le imputa.

En 2021, Palma Salazar fue absuelto de cargos similares, pero fue detenido pero detenido por elementos de la FGR a su salida del penal de máxima seguridad.

Ahí, fue retenido y arraigado hasta que la Fiscalía armó un nuevo caso en el que se le acusó de delincuencia organizada sustentado en dos testigos identificados con los nombres clave “Julio” y “César”.

Dichos hombres lo acusaron de traficar tres mil 288 kilos de cocaína decomisados el 19 de julio de 1999, en Tecomán, Colima. También de ser el responsable de una avioneta con 12 millones de dólares, incautada en San Luis Río Colorado, Sonora, en octubre de 1995.

Sin embargo, el gobierno de México y el de Estados Unidos se encontraban intentando localizar a los dos hombres para que ratificaran su declaración en contra del narcotraficante, sin que se conociera que las acciones tuvieran éxito.

Fuente: El Sol de Tampico

Los comentarios están cerrados.