También paisanos viven en las calles

Los connacionales que cruzaron ilegalmente a Estados Unidos y que han sido deportados por esta frontera en los últimos meses, también son parte de los migrantes que viven en las calles, ante la falta de cupo en los albergues, entre otros factores.

Sobre el libramiento Luis Echeverría, justo donde se ubica el albergue de ´Nuestra Señora de Guadalupe´, es común encontrarlos en búsqueda de un lugar para pernoctar.

Los migrantes connacionales, refiere la asociación Médicos Sin Fronteras (MSF) son, en su mayoría, desplazados por temas de violencia y crimen, por lo que regresar a su tierra natal les resulta imposible.

Entre los deportados hay también los que llegan para anotarse en las listas de cruzar legalmente a través de la solicitud de asilo.

«El trato y atención de todos los migrantes es igual; nosotros buscamos que ellos tengan aquí en Reynosa un espacio para comer, dormir, ser asesorados de su trámite, pero ahorita desgraciadamente no tenemos capacidad.

«Por eso muchos están en las calles, hacen campamentos, buscan apoyo», comentó Héctor Silva de Luna, director de la casa de asistencia ´Senda de Vida´.

La migración de connacionales es menos visible en Reynosa, debido a la gran cantidad de haitianos y centroamericanos que lideran las listas; además de que recurren a familiares para conseguir recursos que les permita financiar un traslado a un sitio seguro.

En su mayoría son originarios de Chiapas, Zacatecas y Guerrero, aunque otros de los estados expulsores son Michoacán, Oaxaca y Jalisco.

DATOS DE 2021

Durante el 2021, el ITM registró al menos 12 mil connacionales deportados, y a menos de tres meses de que concluya este 2022 se prevé que las estadísticas sean similares.

El Instituto Tamaulipeco de los Migrantes (ITM) se encarga de recibirlos en las inmediaciones del puente internacional Reynosa-Hidalgo y de gestionar asistencia.

 

Fuente:El mañana

Los comentarios están cerrados.