Amenazan recolectores de basura con protesta masiva

Siguen los conflictos con los excarretoneros de la ciudad de Reynosa, que en búsqueda de obtener un permiso de trabajo, pero ahora como recolectores, deben cumplir con diversa papelería, adaptarse a un nuevo centro de transferencia, así como el destinar una mayor parte de sus ganancias para traslados y pagos municipales.

Debido a que la fecha de inscripciones ya concluyó, y que a partir del pasado jueves, la dirección de medio ambiente prometió entregarles los permisos, ayer Carlos Javier Hernández Mendoza, uno de los recolectores, comentó a EL MAÑANA que hay atrasos.

«Ha sido una batalla constante para conseguir tanto documento que nos están solicitando para el registro, incluso los que ya entregaron papeles tampoco han recibido su constancia, entonces de qué se trata, vamos a ser pacientes, porque como lo hemos dicho, queremos hacer la cosas bien, pero no permitiremos que nos mientan y que nos afecten», expresó.

Refirió que si no obtienen el permiso correspondiente, algunos recurrirían a una manifestación en las calles de la zona centro, incluyendo la presidencia municipal, donde depositaría la basura.

«No se trata de actuar mal, por eso vamos a darles unos días para que nos den los papeles, pero si no obtenemos un apoyo de ellos, vamos a llevar la basura al centro, donde esta la presidencia, para que vean lo importante que es nuestro trabajo, contribuimos a tener limpio», advirtió.

En este sentido comentó que en la espera de un permiso de trabajo están al menos 100 recolectores, ya sea por falta de documentos o por la tardanza de las autoridades.

La molestia del gremio inició hace unos días, cuando se les informó que ya no podrían depositar su basura en el tiradero de «Las Calabazas» de la colonia Aquiles Serdán, y que en su defecto, debían trasladarse a la carretera San Fernando hacía «Las Anacuas», por ello, Hernández Mendoza agregó:

«Queremos que al menos nos dejen acercarnos al tiradero que esta por el Puente Pharr, porque ir hasta el de Las Anacuas es una pérdida completa de tiempo y dinero, por ejemplo en mi caso, pongo más de 250 pesos de gasolina, hago más de cuatro horas en la fila, luego tengo que pagar casi 150 pesos por pasar al tiradero, además al ayudante, entonces, de cuánto sale el día, dónde está la ganancia», enfatizó.

Fuente: El Mañana.

Los comentarios están cerrados.