Fue nombrado párroco de una iglesia de nueva creación en el Fraccionamiento Miramápolis de Ciudad Madero, a la cual se le ha denominado “la estrella que nace del mar” por la cercanía de Playa Miramar.