Mujeres con cáncer claman por ayuda para medicamentos

 

El hecho de recibir la noticia de que enfrentan la terrible enfermedad del cáncer, debilita la fê de las pacientes, pero él no contar con recursos económicos para solventar los gastos de medicamentos debilita las oportunidades de salir victoriosas de este proceso.

 

Es el caso de cientos de mujeres que enfrentan un diagnóstico negativo, pero es aún más doloroso cuando no se cuenta con seguridad social, ni medicamentos, ni atención psicológica que ayude a enfrentar este momento difícil a la paciente, familia y amigos cercanos.

 

En los hospitales de gobierno hay ocasiones en las que escasea el medicamento para las quimioterapias y es ahí, donde entras las asociaciones civiles como “Mujer Ayúdeme Ayudarte A.C.” (AMAC), quien tiene más de 15 años apoyando a quien padece la enfermedad de diversos tipos.

 

Actualmente, AMAC, en lo que va de año está atendiendo a más de 12 mujeres que enfrentan el cáncer en diversos órganos, pero el mas recurrente es el cáncer de mama.

 

El tratamiento de quimioterapia es muy costos, va de 28 mil hasta 60 mil pesos dependiendo la dosis, la frecuencia entre otros factores.

 

Juanita Salazar de León presidenta de AMAC A.C. refirió, que es muy lamentable que las pacientes tengan que acudir a clamar ayudar de personas altruistas para poder solventar su necesidad de medicamento.

 

“El medicamento es costoso y en ocasiones pues no se consigue fácilmente, actualmente, atendemos a 12 mujeres con diferentes tipos de cáncer, pero pues si es difícil porque no recibimos apoyo de gobierno, solo de personas de buen corazón y solidarias con el problema de estas pacientes “comentó: Salazar de León
Una manera de solventar los gastos es con venta de comida, rifas, bingos y apoyo directo de personas altruistas en posibilidad de apoyar a la causa.

 

No solo es medicamento, algunas pacientes tienen que viajar a Monterrey Nuevo León o Victoria Tamaulipas, para recibir la atención medica necesaria, pero ahí, los gastos de se incrementan con la alimentación y el hospedaje.

 

Definitivamente, el panorama es complicado tanto para las personas que padecen dicha enfermedad, como para las asociaciones civiles que cada día luchan por apoyar y mitigar el dolor ajeno.

 

Por:Raquel Vargas

Los comentarios están cerrados.