Hace más de 50 años dejó la escuela y hoy recibió su certificado

 

MANTE

 

El paso de los años y la acumulación de los mismos, no es para nada un impedimento en decenas de adultos mayores que a pesar de haberse alejado de las aulas por varias décadas, regresan a ellas para graduarse.
Es el caso de Don José, habitante del ejido 5 de mayo en el Poblado Loma Alta de Gómez Farías, quien hoy se ha graduado por partida doble pues en solo algunos meses hizo la primaria y secundaria.
José Marcelino García Martínez, hoy literalmente ha continuado “escribiendo” su historia académica, una que se interrumpió en quinto grado de primaria cuando apenas era un niño.
A esa edad, cambió los cuadernos y las aulas por el cuidado de sus chivas, pues había que ayudar a la familia a realizar las distintas tareas; anteriormente, por costumbre desde los más chicos hasta los más grandes del hogar, participaban de las faenas que servían para llevar el sustento.
Más de 60 años después, don José Marcelino fue nuevamente contagiado del espíritu del saber y aunque reconoce que si la pensó, un sobrino le insistió tanto que aceptó regresar a las aulas y estudiar la primaria dentro del sistema del INEA.
Ya entrado en gastos, se siguió también con el nivel secundaria y hoy, muestra orgulloso los dos certificados obtenidos y aunque es poco expresivo, sus ojos no mienten y reflejan la emoción de haber conquistado un escalón más en su vida.
Hoy, aunque su rostro expresa más que sus palabras, se anima a pedirle a la gente que ha dejado de estudiar que siempre vayan más adelante.
El ITEA, recién graduó a los primeros adultos estudiantes del año y la coordinación regional informó que casi la mitad son adultos mayores que decidieron retomar sus estudios y que hoy, pueden presumir orgullosos su certificado.
Las autoridades, instaron a la población que no ha terminado sus estudios, para que lo hagan ya que a veces solo es necesario presentar un examen y demostrar los conocimientos académicos adquiridos con anterioridad , para poder acceder a un certificado y partir de ahí para obtener un buen empleo.
Durante el 2023, en El Mante se tiene la meta de alfabetizar y ayudar a que concluyan sus estudios más de mil adultos, aunque el rezago es mucho mayor según el INEGI y asciende a más de 30 mil personas con rezago en su nivel académico.

 

Fuente: Expreso

Los comentarios están cerrados.