Familias enteras disfrutaron del show gratuito en la plaza de la Constitución

No hubo canción más perfecta que «Parece que va llover» con la que el ex académico Víctor García arrancó su concierto ante miles de mamás, que se dieron cita desde muy temprana hora en la plaza Constitución en Altamira.

Al caer la noche el cielo comenzó a relampaguear y de pronto algunos truenos hicieron eco en el cielo, al mismo tiempo los gritos de los asistentes se escucharon entre el público.

Antes de su participación, 4 bailarinas fueron las encargadas de abrir el escenario y entre el juego de luces además de la música y con un atrevido vestuario cautivaron la mirada de los pocos asistentes masculinos que se encontraban en el lugar, la mayoría integrantes de las diferentes corporaciones de rescate y auxilio que participaron en el operativo.

La belleza de las chicas no pasó desapercibida por lo que algunos aprovecharon el momento para sacar su teléfono celular y obtener fotografías.

El oriundo del vecino municipio de Madero con pantalón negro, camisa blanca y saco negro con brillos subió a cantar a las 20:48 horas, fue con el tema «Parece que va a llover» del ídolo de México, Pedro Infante, que abrió su amplio repertorio musical.

Después siguieron los temas «Nanapancha» «Amorcito Corazón» «Que te ha dado esa mujer» que fueron coreadas por parte de las festejadas, de pronto el cielo ya no pudo más y se comenzó a registrar una ligera lluvia justo en el momento que el alcalde Armando Martínez dio la indicación de romper la valla para permitir a las mamás acercarse al escenario.

«Si ustedes se mojan yo me mojo» dijo el cantante al observar que la lluvia tomaba mayor fuerza, también agradeció al alcalde y a la presidenta del DIF, Rosy Luque, haberlo considerado para festejar a las jefas del hogar.

A pesar de la lluvia el concierto continuó sin mayor problema, niños y adultos disfrutaron del show gratuito, algunos decidieron utilizar sus paraguas para evitar mojarse.

La plaza se convirtió en una auténtica pista de baile, ya sin una restricción para impedir el paso de los asistentes. También el alcalde Armando Martínez y su esposa se unieron a los festejos, dejaron a un lado los protocolos y sacaron algunos pasos de baile al igual que el resto de la multitud.

Así más de 3 mil 500 asistentes cerraron el festejo por el Día de las Madres en Altamira.

Fuente: Milenio

Los comentarios están cerrados.