En Tamaulipas hay 4 mil cadáveres sin identidad

Luego de que un Juez ordenara a la Fiscalía General de la República (FGR) la creación del Banco Nacional de Datos Forenses, por fin este 29 de mayo entrará en operación.

La operación del Banco Nacional de Datos Forenses, contempla la integración y operación del Registro Nacional de Personas Fallecidas no Identificadas y no Reclamadas.

El Banco de Datos Forenses, integra por la interconexión gradual de las bases, registros y sistemas del Registro Nacional de Fosas Comunes y de Fosas Clandestinas, del Registro Forense Federal.

Han pasado más de 8 meses desde aquel 5 de octubre del 2022 en que el Juzgado Primero de Distrito del Centro Auxiliar de la Novena Región de Zacatecas, amparó a Olimpia Montoya Juárez, quien busca a su hermano Marco Antonio, desaparecido en marzo del 2017 en Guanajuato.

El juzgado emplazó a la FGR para que en un plazo de 40 días (que incumplió), integrara el Banco de Datos; ahora por medio del Periódico Oficial de la Federación el pasado 11 de mayo, se anunció la puesta en marcha de dicho Banco Nacional de Datos.

Al mismo se integrarán además, datos de la Base Nacional de Información Genética, del Registro Nacional de Detenciones, del Registro Nacional del Delito de Tortura, Registros de Antecedentes Criminales.

Asimismo, integrara la información del Sistema Nacional de Información Nominal, del Sistema Automático de Identificación de Locutores, del Sistema de Identificación de Huellas Dactilares, Alerta Amber, el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas.

Y las demás bases de datos, registros o sistemas que tengan información forense y genética relevante para la búsqueda, localización e identificación de una Persona Desaparecida o No Localizada.

Este Banco Nacional de Datos será pieza importante en el caso de Tamaulipas, que a nivel nacional ocupa el segundo lugar de personas desaparecidas y no localizadas con 12 mil 702, solo después de Jalisco que ocupa el primer lugar con 15 mil 023 desaparecidos, mientras el Estado de México se ubica en tercer lugar con 12 mil 165 desaparecidos.

Al participar en enero de este año en la “Conferencia internacional: hacerle frente a la crisis forense, la Fiscal Especializada en la Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada en Tamaulipas, Elizabeth Almanza Ávalos, habló del reto que enfrentan por la crisis forense que hay en el país.

Señaló que aún con todos los esfuerzos que se han realizado de manera institucional, no se han logrado tener las identificaciones de víctimas como se quisiera y como demandan miles de familias que buscan a sus desaparecidos.

La Fiscal habló de los diferentes esfuerzos que se han realizado para conformar una base de datos que permitan apurar las identificaciones, por lo que el anuncio de la puesta en marcha del Banco Nacional, ayudará a acelerar este tipo de actividades.

La base propia se integró, primero con la información que se tenía hasta antes del 2016, contenida en averiguaciones previas de personas fallecidas y con los datos de los cinco procesos de exhumación masiva de 376 cuerpos, a los que se le realizaron las pruebas periciales, de acuerdo al protocolo internacional.

Así se cuenta con 1,682 registros en la base de datos que administra la FGR y una base de datos interna que se habilitará como parte del proyecto regional de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) o el nacional de la FGR con 2 mil 352 registros.

A partir del 29 de mayo, todos los datos deberán estar en una sola base nacional a la que podrán tener acceso las autoridades y con ello facilitar la identificación de las personas desaparecidas y de los cuerpos que están sin identificar en Semefos o fosas comunes.

La base de datos del Instituto Nacional Electoral (INE), también permitió engrosar la base de datos, con las huellas dactilares que se integran a los datos biométricos de personas desaparecidas.

Aquí, la participación de la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable (GIZ) ha sido importante en cuanto a la capacitación de peritos expertos, luego que de 700 huellas de cuerpos sin identificar que se compartieron con el INE, se obtuvo alrededor de 200 hipótesis de identificación de las que hicimos pruebas periciales y todas fueron ratificadas.

“Estamos trabajando en una base genética, donde tenemos 26 mil 481 perfiles de los que 18 mil 704 corresponden a muestras diferenciales, porque lo que más nos hace falta es información de las familias en el caso de Tamaulipas”, explicó en su participación la Fiscal especializada en desapariciones en el estado.

Sin embargo, señaló que el contexto de movilidad en la entidad, en ocasiones ha ocurrido que se tienen identificadas a víctimas, pero hace falta información de los familiares para entregarlos, esto porque en ocasiones también son víctimas de los que no se tienen alguna denuncia.

De acuerdo con el Movimiento por Nuestros Desaparecidos, en México, seis de cada 10 cuerpos sin identificar se encuentran enterrados en una fosa común, contabilizando 31 mil 488 de los 52 mil 004 cuerpos que se guardan en diversas instituciones del país.

De acuerdo con la Red de Desaparecidos de Tamaulipas, a la fecha son más de 4 mil cuerpos de personas fallecidas no identificadas, mientras el colectivo que suma a más de 150 familias, salen al igual que otros colectivos, todos los días a buscar a los suyos en el monte, hospitales, cárceles y hasta donde las pistas que ellos mismos siguen, les permite.

En Tamaulipas, la creación de los llamados centros de resguardo de cadáveres o panteones ministeriales, dio esperanza a muchas familias de localizar a sus desaparecidos, sin embargo, el proceso ha sido lento y luego del primer panteón forense en Miguel Alemán, en El Mante y luego en San Fernando, la creación de otros en Reynosa, Nuevo Laredo, Victoria, Alamira, entre otros municipios, se va diluyendo.
Fuente:  Expreso

Los comentarios están cerrados.