Cabeza dejó en agonía el sistema estatal de salud

El gobernador Américo Villarreal Anaya dijo que la pasada administración estatal abandonó el sistema de salud pública ocasionando la pérdida de confianza y el alejamiento de la población de los hospitales a su cargo en esta entidad.

Los tamaulipecos acudían a dichos nosocomios y no se les brindaba la atención mínima que debían obtener de su gobierno.

El mandatario estatal habló de un contrato multianual para el periodo 2020-2022, con la empresa Intercontinental de Medicamentos S.A. de C.V, por 1 mil 150 millones de pesos, que vence el próximo 31 de diciembre.

“Lo preocupante aquí es que, a la fecha, sólo se ha suministrado lo correspondiente al primer bimestre, y parcialmente lo del segundo bimestre de 2022, lo que ha repercutido de manera directa en el desabasto, y por lo tanto en la calidad de los servicios de salud”,

“Por si fuera poco, en el contrato aumentaron notoriamente los costos unitarios de los medicamentos”, agregó.

Villarreal Anaya también se refirió a la construcción y equipamiento del nuevo Hospital General de Ciudad Madero, en donde -dijo- existen inconsistencias notorias.

Por ejemplo: el equipamiento fue licitado mucho antes de lo necesario, ya que tiene más de 3 años en bodega; y en junio 2022 vencieron las garantías del mismo, cuando el nosocomio contaba apenas con un avance del 61.6 por ciento, ya que las obras fueron suspendidas debido a un dictamen técnico, que encontró fallas técnicas estructurales severas en la construcción de la obra.

Así mismo se refirió al equipamiento del nuevo Hospital General de Matamoros, en donde -advirtió- se han detectado inconsistencias en equipamiento y obra.

Por ejemplo: la garantía del equipo venció antes de ponerlo a funcionar; y muchos equipos continúan aún sin instalarse.

Fuente: El Cinco.

Los comentarios están cerrados.