Accidentes y muertes en carreteras se multiplican este año

Durante el último año, se han multiplicado los accidentes carreteros en los que se han visto involucrados tráileres, desde el que tuvo lugar en diciembre de 2021 en Tuxtla Gutiérrez y en el que resultaron afectados más de 150 migrantes, hasta el registrado en junio en la autopista del Sol o los últimos en la Hermosillo-Guaymas o el acontecido en la Querétaro-San Luis. Todos ellos acaban por segar vidas y truncar proyectos personales.

El exceso de velocidad, las extensas jornadas laborales y los vehículos en malas condiciones, son algunos de los factores que terminan por provocar catástrofes, eso sin tomar en cuenta la deficiente capacitación y mala actuación de los operadores de las pesadas unidades.

De acuerdo con información de las cámaras de transporte en México, los accidentes en los que se ven involucrados los camiones de doble remolque y tráileres pueden aumentar, en esta temporada decembrina, hasta en 300%. La crisis que enfrenta el sector de transporte de carga es incluso peor a la que se registró hasta antes de la pandemia, pues el número de colisiones y siniestros en los que son responsables los camioneros representó un alza de hasta 150%, comparado con 2019.

Y es que, tras la reactivación económica en el país por la emergencia sanitaria, se registró un incremento en los contratos de las empresas de transporte, por lo que la carga de trabajo se duplicó y las jornadas de trabajo para los operadores superan, en ocasiones, las 48 horas consecutivas, lo que incrementa gravemente el riesgo para los propios transportes de carga, para los otros vehículos que circulan por las vías carreteras y para la propia infraestructura.

Para soportar tan extenuantes jornadas al volante, los camioneros recurren a diferentes tipos de estimulantes para poder mantenerse despiertos, sustancias que, la mayoría de las veces, terminan en una fuerte adicción, incluso fuera de su horario de labores.

Juan Carlos Martínez, quien se desempeña como camionero desde hace 13 años, aseguró que las altas velocidades a las que manejan varios de sus compañeros, y la falta de mantenimiento adecuado a las unidades, han incrementado los accidentes en las carreteras, así como los fallecimientos de los conductores.

La estadística nacional reporta que más del 70% de las causas en los accidentes causados por camiones de carga son atribuibles al conductor.

De manera general, se observa que, para cualquier tipo de accidente, dentro de las causas asociadas al conductor, el exceso de velocidad es la falta más representativa (51%), seguida por la invasión de carril (11%) para los accidentes del tipo “Choque” y la imprudencia o intención (11%) para las “Salidas del Camino” y las “Volcaduras”.

Y como era de esperarse en los conductores de vehículos de carga, el efecto de la fatiga y/o el sueño durante la conducción tiene una participación importante como causante de accidentes; en la estadística nacional “Dormitando” representa dos de cada 100 causas asociadas al conductor y para los vehículos de carga el valor asciende a 11.

“Se tienen que meter drogas porque son jornadas muy largas, además terminan por hacerse adictos a este tipo de sustancias; muchos de ellos no tienen seguridad social y son mal pagados, además de que son asaltados varias veces al año”, sostuvo el transportista.

Sustancias como el Rivotril, Clobenzorex y Ritalin, así como fármacos controlados que eliminan el apetito, el sueño y aumentan la concentración, son usados sin regulación por los operadores de estos camiones, esto con el fin de no quedarse dormidos mientras conducen.

De acuerdo con información de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), las unidades de transporte doble articulado deben ir a máximo 80 kilómetros por hora; sin embargo, muchos operadores alteran el mecanismo para poder avanzar más rápido. Asimismo, la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos, A.C., ha pedido desde varios años, la construcción de paraderos en donde los operadores del transporte de carga puedan estacionarse a descansar.

Hasta 48 horas continuas llegan a manejar conductores de transporte de carga en el país, quienes, además reciben pagos precarios, carecen de seguridad social, a pesar de los riesgos que implica esta actividad.

Como ejemplo de ello, la tarde del pasado 14 de septiembre se registró un accidente carretero en la autopista del Siglo XXI en Uruapan, Michoacán, que dejó un saldo de seis muertos y diez heridos. El siniestro se registró a la altura del kilómetro 108 del tramo carretero Taretan-Santa Casilda, en la autopista Siglo XXI.

De acuerdo al peritaje oficial, un tráiler con doble semirremolque, fue el responsable de esta tragedia, al conducir la unidad a exceso de velocidad. Desde el día del accidente, el operador de la pesada unidad se dio a la fuga y, hasta el día de hoy, no ha sido localizado para que responda por estos lamentables hechos, producto de su irresponsabilidad al no observar los protocolos vigentes y las normas esenciales, al conducir la pesada unidad.

Así pues, y a pesar de ser los accidentes en carretera un problema multifactorial, no hay duda de que una las mayores causas de accidentes en carreteras, que encabeza el transporte de carga, es que los chóferes de las pesadas unidades enfrentan cansancio debido a las extensas rutas que deben cubrir, las largas jornadas frente al volante, la mala alimentación, la inseguridad en las carreteras y la presión por llegar a determinada hora a su destino.

Y por eso mismo, para salvaguardar la integridad de los otros vehículos que usan las autopistas y vías carreteras, urge la presencia de las autoridades, en sus tres niveles, para sumar esfuerzos y reducir daños materiales, y lo más importante, reducir la pérdida de vidas humanas.

Fuente: El Reportero.

Los comentarios están cerrados.