Padres optan por no trabajar o mentir sobre ingresos a fin de evitar el pago de pensión a sus hijos

Salirse del trabajo o mentir sobre sus ingresos, son las vías más comunes para los padres de familia que no quieren cumplir con las obligaciones alimenticias con sus hijos; la ley ya no permite detenerlos, así que es muy difícil hacerlos pagar.

Y es que hace algunos años por lo menos ingresaban dos o tres hombres por semana a la barandilla, después que se les girara una orden de aprehensión, por no dar dinero a su descendencia.

En el 2005 la ley permitía el embargo a los abuelos, pero se generó una controversia y se definió que solo se podría hacer en ausencia de alguno de los padres, así que el camino se fue cerrando para los hijos, explicó la abogada Gabriela Ibarra, ex procuradora de la defensa del menor en Altamira, y litigante en lo familiar.

El machismo lleva a la violencia económica, tomando en cuenta que el 90% de los litigios son contra varones, “los hombres argumentan que las mamás de sus hijos quieren el dinero para ponerse uñas, salir a pasear y gastarlo con otro”, indicó la abogada.

El 20% de los casos que se reciben en los despachos son para solicitar una pensión alimenticia. Para Gabriela Ibarra un cambio en el Código Penal, establece que los que no mantienen a sus hijos ya no pueden ir a la cárcel y ello desató un problema que lleva una serie de violaciones a los derechos de los menores.

La situación además ha sido avalada desde el 1 de marzo del 2022 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que en sesión del Tribunal Pleno, invalidó el artículo 296, párrafo primero, en la porción normativa “Privación de derechos relativos a la familia”, del Código Penal de Tamaulipas, sobre el delito de abandono de obligaciones alimenticias.

El artículo impugnado preveía como sanción para el responsable penas de prisión, multa y entrega de las cantidades que no fueron suministradas a la familia.

Sin embargo, según los magistrados, siguiendo precedentes en los que se analizan normas similares, el pleno determinó que dicha porción resultaba violatoria de los principios de legalidad en su vertiente de taxatividad y proporcionalidad de las penas, previstos respectivamente en los artículos 14 y 22 de la Constitución.

Adicionalmente, la SCJN determinó que la porción impugnada resultaba también violatoria del principio de proporcionalidad de las penas, ya que se trataba de una pena obligatoria, donde no había posibilidad de que el operador jurídico realizara una ponderación caso por caso, para determinar la conveniencia de su aplicación.

La acción de inconstitucionalidad 60/2021, fue promovida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, demandando la invalidez del artículo 296 del Código Penal de Tamaulipas, publicado en el Periódico Oficial de esa entidad de 4 de marzo de 2021.

Así que entonces el juez de lo familiar puede dictar una sentencia al padre para que de dinero a sus hijos, sin embargo los obligados buscan toda clase de argumentos para dar menos o no dar nada. Gabriela Ibarra explicó que en el 70% de los casos, es muy difícil que los padres cumplan, pues no tienen un trabajo fijo, y muchos son capaces de salirse de trabajar para evitar un embargo.

También acuerdan con sus empresas reportar que tienen un salario muy bajo, lo que en Tamaulipas es un delito, sin embargo es muy difícil comprobarlo, y así es como una mujer puede obtener solo 300 pesos por semana para sus hijos, pues su ex pareja argumenta trabajar solo unos días, tomando en cuenta que los jueces otorgan un 30% del salario del padre o la madre por hijo.

“Se hace ojo de hormiga”

Mariana tiene un hijo de 6 años, se separó del papá desde que tenía 3 meses, en todos esos años solo ha logrado que le haya dado 3 mil pesos, 200 cada vez que se acuerda, y pese a que es taxista no quiere apoyar ni para ir por el niño a la escuela.

Ella es enfermera, algunas semanas trabaja de día, otras de tarde y a veces de noche, tiene que pagar para que cuiden al niño, y su familia tiene que ayudarla a cubrir alguno de los gastos, sobre todo durante los primeros años con leche y pañales.

 

Fuente: Milenio

Los comentarios están cerrados.