Llega diciembre y con el, las preguntas incomodas de familiares

Durante diciembre, las cenas, las posadas, las fiestas con amigos y familia son un gran pretexto para formar nuevos recuerdos que se llevarán toda la vida al vivir momentos inolvidables. Sin embargo, y sin querer usar de más el “pero”, también son momentos en los que las preguntas incómodas se hacen presentes.

Aunque de forma general son comentarios cargados de los “mejores deseos”, pues tal vez quienes los dicen son de otra generación, tienen una educación distinta o simplemente no ven lo “no correcto” que es preguntar sobre la intimidad de las personas, es bueno dar una respuesta que sacie la curiosidad de una forma positiva y desde el amor.

Con el objetivo de derribar mitos, vamos a mostrar que hay formas de responder de forma asertiva y divertida a estas preguntas incómodas. Incluso de forma literal: con una playera que anticipe el tema y no tenga que salir a la conversación.

PREGUNTAS INCÓMODAS DE TU FAMILIA

A continuación te compartimos las preguntas más comunes de estas situaciones con la mejor respuesta para salir airoso o airosa.

A la pregunta: “¿Ya tienes novi@?”, la respuesta es:

“Estar solter@ está de moda y no tengo que comprar regalo extra”

La opción de elegir cuando y con quién te relacionas de forma afectiva, erótica o social es tu derecho y nadie puede ni debe cuestionar sobre ello, ¡ni siquiera la familia! Todos tenemos la libertad de decidir entre las diversas formas de relacionarnos, elegir con quién compartir nuestra vida, sexualidad, emociones, deseos, placeres y/o afectos, de manera libre y autónoma.

A la pregunta: “¿Estás segur@ que no es sólo una etapa?”, la respuesta es:

“En el corazón no se manda y no discrimina”

Las personas no eligen a quién amar, ya que la orientación sexual no es una decisión. Las personas nacen y con el tiempo descubren hacia quienes sienten atracción. Y no, tampoco es una enfermedad. De hecho, desde 1973 la homosexualidad fue eliminada del Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM).

A los comentarios relacionados con tu manera de vestir, como: “Te verías más bonita con falda”, la respuesta es:

“Me visto como quiera y me desvisto con quien quiera”

La vestimenta, corte de pelo, gestos y forma de hablar, son una forma de expresión totalmente personal, además de que existe y tiene sentido dependiendo los contextos y culturas. Por ejemplo, en Escocia que un hombre lleve falda (kilt) es totalmente común.

A la pregunta: “¿Para cuándo l@s hij@s?”, la respuesta es:

“No sé para cuándo l@s hij@s, yo te aviso”

Querer o no querer tener hij@s es una decisión que sólo te compete a ti. Además, la respuesta puede llevar a reflexionar otras circunstancias de las que no se quiera hablar: tratamiento de fertilidad, pérdidas, procesos, etc. L@s hij@s no te hacen más o menos, ni mejor ni peor.

Fuente: Expreso

Los comentarios están cerrados.