La hepatitis infantil aguda grave no parece de rápida propagación: López-Gatell

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, llamó a la calma frente a los casos confirmados en el país de hepatitis aguda grave en menores de edad, y detalló que “no parece ser una enfermedad de rápida propagación”.

En declaraciones hechas el viernes en Cuernavaca, Morelos, y difundidas posteriormente por la Secretaría de Salud, indicó que a la fecha se han estudiado 11 casos en México (cuatro confirmados en Nuevo León) de los cuales siete se detectaron en la Ciudad de México y Quintana Roo, pero se encontró que no están relacionados con el brote surgido en Reino Unido y otros países europeos.

Explicó que anualmente en el país se presentan mil 600 casos de hepatitis de causas diversas, de los cuales casi de 40 por ciento “nunca se conoce la causa, porque médicamente no es posible detectarla; entonces, el fenómeno no es inusual”.

El pasado 10 de mayo, la Organización Panamericana de la Salud emitió una nota técnica sobre la hepatitis aguda grave en la que señala que no se ha identificado ningún agente etiológico como causante. En las muestras analizadas, si bien hay presencia de adenovirus en sangre o plasma, las cargas virales son bajas.

“No se ha determinado la presencia de este agente en las muestras de tejido hepático de los pacientes analizados, por lo que pudiera tratarse de un factor coincidente más que causal”, enfatiza el organismo multinacional.

Evento poco frecuente

A su vez, Roberto Vázquez Campuzano, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que la hepatitis en niños es un evento raro, es decir, no ocurre con frecuencia. Consideró que por esa razón el nuevo brote está llamando la atención. “No es algo que se produzca de manera habitual”, subrayó.

El especialista, del Departamento de Microbiología y Parasitología, explicó que entre las hipótesis que se estudian sobre el surgimiento de este padecimiento está su posible relación con el SARS-CoV-2; otra está asociada con el adenovirus 41, que se ha aislado en la mayoría de los casos, y está vinculado con la gastroenteritis.

 

Fuente: La Jornada.

Los comentarios están cerrados.