Juez concede amparo a Caro Quintero contra su extradición a EU

Francisco Reséndiz Neri, Juez Séptimo de Distrito de Amparo en Materia Penal en Jalisco, concedió una suspensión de plano al narcotraficante Rafael Caro Quintero, lo que impide al gobierno de México entregarlo en extradición a Estados Unidos sin haber cumplido el proceso extraditorio.

Un actuario adscrito al Juzgado Noveno de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México, con residencia en Toluca, se presentó en las instalaciones que ocupa el Centro Federal de Readaptación Social Número Uno «Altiplano», donde se encontró con Caro Quintero, a quien ratificó la demanda de amparo, promovida a su favor por su hermana Beatriz Angélica Caro Quintero.

“Se concede la suspensión de plano, para el efecto de que de no se ejecute y el interesado quede en el lugar donde se encuentre a disposición de este órgano jurisdiccional de amparo, sólo en lo que se refiere a su libertad personal, hasta que se resuelva el presente juicio de amparo”, determinó el juez con residencia en el penal Puente Grande, Jalisco.

Beatriz Angélica Caro Quintero, hermana del narcotraficante, interpuso el recurso de amparo, y así lo registró el juez. Argumentó que el gobierno mexicano pretende extraditar a su hermano sin cumplir el procedimiento correspondiente conforme al tratado de extradición con Estados Unidos.

El Juez también concedió una suspensión de plano a Rafel Caro Quintero para evitar que el narcotraficante pueda ser incomunicado dentro del penal del Altiplano, donde se encuentra recluido desde el viernes pasado.

Este lunes por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que la defensa de Caro Quintero había interpuesto desde el sábado varios recursos de amparo para evitar su extradición. evento que el mandatario dijo desconocer cuándo ocurrirá.

Estados Unidos busca su extradición para procesarlo por varios delitos, como tráfico de drogas, así como la tortura y homicidio del agente especial de la DEA, Enrique ‘Kiki’ Camarena.

Fuente: El Economista.

Los comentarios están cerrados.