Joselin, niña diagnosticada con cáncer viajó desde Monterrey para conocer playa Miramar

Los doctores le dicen que ya no hay nada más que hacer por su hija, aún con esos pronósticos ellos no se rinden y no pierden la fe de salir adelante para vencer al cáncer. 

 

Joselin era como cualquier otra niña que jugaba, hacía travesuras, se divertía y reía sin parar pero de pronto todo cambió en el mes de enero. Un malestar en uno de sus ojos provocó que buscaran ayuda con un médico y este les recomendó asistir con un especialista para descartar alguna enfermedad lamentablemente los resultados de los estudios no fueron nada favorables, tenía un tipo de cáncer llamado Glioma de Tallo. 

 

Su mamá Hilary Salazar Rosales explicó que de pronto esa niña inquieta comenzó a presentar complicaciones en su salud por lo que en este momento ya no habla, ya no camina e incluso es muy difícil que ingiera alimentos. 

 

«Todo fue muy rápido, ella hablaba, ella se sentaba, ella perdió en estos 5 meses todo, fue tan rápido lo de ella porque está el cáncer agarrado de los nervios, está en el tallo en el tronco y ahí es donde me dicen que no hay operación no hay nada» 

 

Los doctores le dieron una esperanza de vida de 6 meses de los cuales ya se han cumplido 5 meses y medio. En el pasado mes de marzo al llegar a sus 5 años su hija le pidió venir a conocer la playa de Miramar, sin embargo al no tener los recursos fue imposible. 

 

Junto a su esposo Juan Miguel Chávez Pérez dice que no se rinden, tienen toda la esperanza en Dios y de que saldrán de esta, a pesar de que los médicos les han dado noticias nada favorables. 

 

Expuso que en meses atrás le practicaron una operación, pues en su organismo ya contaba con demasiado líquido, ahí los médicos corroboraron que lamentablemente el cáncer había invadido todo el sistema nervioso por lo que era imposible hacer algo más. 

 

Gracias a la fundación Corazones Siempre Unidos fue posible cumplirle su sueño, llegaron el pasado lunes y durante esta tarde se le realizó una caravana afuera de un conocido hotel del boulevard costero. 

 

Vestido de Blancanieves aguardaba junto a sus padres y su hermanita de 2 años el paso de los vehículos para recibir algunos obsequios, de esta manera retornar a Monterrey, Nuevo León para este miércoles. 

 

Fuente: Milenio. 

Los comentarios están cerrados.